25 junio, 2006

El caso Bono o el alarido de los militantes

22 de enero de 2005. Cualquier ciudadano que hubiera querido apoyar a las victimas del terrorismo pudo haber asistido a la manifestación que convocó la AVT ese dia. ...¿Cualquiera?.
...
¡Asesino!, ¡Apostata de la iglesia!, entre otros alaridos fueron las lindezas que estos angelitos, militantes del PP, lanzaron al ministro que ese día decidió asistir, eso sí, ofendiendo con su presencia a los dulces manifestantes.

No es necesario hacer relato de lo ocurrido. Todo el mundo sabe que despues de esto tres policias fueron condenados por unas supuestas "detenciones ilegales" . Curiosas detenciones por cierto, donde no existe en ningún momento ni retención, ni privación de la libertad ambulatoria, tampoco se les ficha, no se les esposa ni se les incomunica.

Pero lo realmente curioso es que una manifestación de la AVT donde lo que menos se escucha es una condena a la banda terrorista termina convirtiendose en la condena de tres agentes de policia.
¿?

¿De qué me extraño?. Estas manifestaciones AVT-PP lo mismo "valen para un roto que para un descosio". Si se puede aprovechar la circunstancia de las detenciones en nuestro favor, pues aprovechemosla.
El asunto es que ruede una cabeza de turco aunque no tenga que ver con el evento, (la última fue la de Gallardón el 10.J)

Por fin El día 23 de junio hemos podido leer:
La Abogacía del Estado ha recurrido en casación ante la Sala Penal del Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia de Madrid que condenó a los tres policías del caso Bono a penas de entre tres y cinco años de cárcel por detención ilegal de dos militantes del PP.
...
El abogado del Estado asegura que no existió detención ilegal, puesto que ésta estuvo suficientemente justificada. Añade que la sentencia infringió el principio acusatorio, puesto que, como base de la condena, la sentencia señala que "se hinchó" el atestado policial para poder incriminar a los dos implicados, sin que el fiscal ni la acusación particular plantearan acusación alguna por este extremo, por lo que los acusados no pudieron defenderse de ésta en el juicio.
El País

Ojalá se haga justicia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

LA SENTENCIA DEL CASO BONO

La Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a tres policías a penas de cárcel que oscilan entre tres y cinco años y medio por la detención ilegal de dos militantes del PP tras una manifestación de la AVT en la que el ex ministro de Defensa, José Bono, fue increpado. La sentencia fue comunicada por el presidente de la sección 16 de la Audiencia de Madrid, Manuel Hidalgo, a los condenados.

Los tres condenados serán expulsados del Cuerpo en cuanto la sentencia sea firme, informaron a Europa Press fuentes policiales. El Código Penal recoge que cualquier condena en firme que implica un sólo día de inhabilitación supone la pérdida de la condición de funcionario público para los policías.Si los tres funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía recurren la sentencia al Tribunal Supremo y éste termina por desestimar el recurso, serán expulsados inmediatamente. Cuando se cumplan los años de inhabilitación a los que pueden ser condenados en firme, los tres policías podrán solicitar la rehabilitación de su condición de funcionarios, que dependerá de una decisión administrativa. También cabe la posibilidad de que la Dirección General de la Policía les abra ahora un expediente disciplinario, que incluye tres años de suspensión por un delito doloso, de forma independiente a proceso penal.

El comisario Rodolfo Ruiz ha sido condenado a cinco años y medio de cárcel y ocho años de inhabilitación. El tribunal le ha impuesto una pena de 3 años de prisión y multa de 6 meses (1.080 euros) por falsificación, 2 años de prisión por detención ilegal y otra multa de 6 meses por coacciones.

En cuanto al inspector jefe, la Audiencia lo condena a 3 años y multa de 6 meses por falsificación y a otros 2 años de prisión por detención ilegal, mientras que al inspector se le imponen 3 años de cárcel y 6 meses de multa por falsificación. A los dos primeros, la Audiencia les ha sancionado además con el pago de una indemnización de 12.000 euros para cada uno de los dos militantes del PP (Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz) y que serán satisfechas a la AVT, según se indica en la sentencia.

Tras conocer el fallo, el comisario jefe declaró a los periodistas congregados a la entrada de la Audiencia Provincial que se trata de una "sentencia absolutamente injusta, arbitraria y total y radicalmente política" y aseguró que tanto él como sus subordinados se encuentran "totalmente hundidos". "Nos consideramos inocentes", dijo Ruiz, que anunció que los tres policías recurrirán ante el Tribunal Supremo esta sentencia.

La sentencia recuerda las palabras del delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, quien dijo el lunes, 24 de enero que “calculaba que pronto habría identificaciones y detenciones porque había suficientes indicios en la investigación policial”. Esa afirmación, dice la sentencia, "no respondía a la realidad, pues la investigación policial en la tarde del día 24-1-05 no reflejaba ni agresiones al señor ministro, ni identificaciones de clase alguna de participantes en los incidentes, tal como se viene reseñando".

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha saludado la condena impuesta a los tres, al tiempo que exigió la dimisión de Constantino Méndez que "está tardando" en hacerlo y reclamó al Ejecutivo que pida disculpas por criminalizar y atacar a los militantes populares y a la propia AVT. En declaraciones a Europa Press, el presidente de esta asociación, Francisco José Alcaraz, reclamó, además de al Gobierno, a "sus ministros y a algunos medios" de comunicación "afines" que, según él, "criminalizaron y atacaron" a los militantes del PP y a la AVT por lo sucedido que "tengan ahora la misma valentía de reconocer los errores cometidos y pidan disculpas públicamente" por haber hecho declaraciones que ahora se demuestran que "se basaron en la mentira".

El secretario general del PP, Ángel Acebes, ya ha anunciado que exigirá "las responsabilidades políticas necesarias" tras la condena a estos tres policías por la detención ilegal de dos militantes de su partido y dijo que lo ocurrido en la manifestación de la AVT refleja "la España de Zapatero". En rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección, Acebes recalcó que la detención de estos dos militantes del PP fue una "persecución" a un partido y "una de las cosas más graves que han ocurrido" en la historia de la democracia. Por su parte, el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, dijo que "sin ninguna duda" van a tener que producirse dimisiones en el seno del Ministerio del Interior pues "no puede ser que el ministro del Interior y el de Defensa se escondan detrás de los tres policías" que han sido condenados por la detención ilegal de dos militantes del PP. Recordó que también hubo un delegado del Gobierno, Constantino Méndez, "que mintió, que anunció unas detenciones ilegales antes de que se produjeran y que la sentencia de alguna manera también le atribuye una responsabilidad". Por este motivo, el PP pedirá las responsabilidades políticas oportunas.

Jesús dijo...

Pues vale:
El abogado del Estado asegura que no existió detención ilegal, puesto que ésta estuvo suficientemente justificada. Añade que la sentencia infringió el principio acusatorio, puesto que, como base de la condena, la sentencia señala que "se hinchó" el atestado policial para poder incriminar a los dos implicados, sin que el fiscal ni la acusación particular plantearan acusación alguna por este extremo, por lo que los acusados no pudieron defenderse de ésta en el juicio.
El País

Anónimo dijo...

El denunciante que aparece en la foto se descubrió que era afiliado al PSOE (¡como Broseta!). ¡Es la primera detención ilegal de unos miembros de un partido motivada en exclusiva por su militancia en toda la democracia!

jo ta ke dijo...

anónimo, la verdad es irrebatible, prevalecerá.

Jesús dijo...

La verdad prevalecerá, en eso estoy de acuerdo. Lo que no se puede es transformar la realidad a placer e inventar detenciones ilegales donde no las hubo