01 junio, 2006

En aras del Liberalismo

Aquí os dejo algunos parrafos de James K. Galbraith, De nuevo encuentro en este Ensayo razones para creer que estoy en lo cierto cuando pienso como pienso.


La doctrina conocida como el Consenso de Washington fue el credo de los apóstoles de la globalización. Fue una expresión de la creencia de que los mercados son eficientes; de que los Estados no son necesarios; de que los pobres y los ricos no tienen intereses conflictivos; de que las cosas salen bien cuando nadie se entromete en ellas. Afirmaba que la privatización, la desregulación y los mercados de capital abiertos fomentan el desarrollo económico, que los gobiernos no deberían hacer gran cosa además de equilibrar sus presupuestos y luchar contra la inflación. Actualmente, esta creencia ha demostrado ser totalmente infundada.

La verdad es que la gente necesita comer todos los días. Las políticas que garantizan eso y lo hacen con dietas, condiciones de vivienda y de salud que mejoran cada vez más, son buenas. Las políticas que fomentan la inestabilidad de manera directa o indirecta, que les impiden a los pobres comer en aras de la eficiencia o del liberalismo o incluso en nombre de la libertad, no son buenas. Y es posible hacer una distinción entre las políticas que satisfacen estos criterios y las que no lo hacen.

...


No obstante, cuando las excepciones superan los ejemplos, debe haber un problema con las reglas. ¿En dónde están las historias que reflejan el éxito de la liberalización, de la privatización, de la desregulación, del dinero sólido y de los presupuestos equilibrados? ¿En dónde están los mercados emergentes que han surgido, los países en desarrollo que se han desarrollado, las economías de transición que realmente han finalizado una transición exitosa y feliz? Miren más de cerca. Observen con atención. No existen.


El ensayo completo lo podeis leer aquí

3 comentarios:

atroma dijo...

No puedo estar mas descuerdo con el señor galbraitch, sin entrar en detalles, la edificación, la territorialidad, la injerencia personal, es una obstáculo para el capital del trabajador, y la libertad individual, tanto social, como económica.

Nadie puede prever, por donde, a modo de ejemplo, se debe invertir en i+d, es el mercado quien lo regula, como la edificación, nadie podría predecir las subidas de la vivienda y la cotización de un bien constitucional, aun así, el mercado daba signos de una falta de previsión social, llevada a cabo, por distintos conceptos, el cambio de moneda, la bajada de intereses, escasez de suelo, licencias gubernamentales, en fin una serie de barreras, que acentúan el valor final.

En cuanto a demostrar que no funciono una transición liberal, se equivoca, alemania cuando finalizo la segunda guerra mundial, parte del país estaba bajo Sulpicio americano, donde controlaban el valor de los precios, el mercado y los beneficios, fue el presidente electo, siguiendo las bases de hayek, liberalizo el suelo y el comercio, alemania despego de la ruinosa situación de la posguerra, con alimentos, tres veces inferiores al precio marcado por los americanos, fue una transición liberal, y eficaz.

Por el contrario, debo también mencionar, que Inglaterra, adopto la medida opuesta, intervencionismo, y también se recupero exitosamente, aunque debieron abandonar las medidas socialdemócratas, a los 7 años, cuando el mercado, empezó a resentirse.

Lo que no se puede defender, es la posición de teorías económicas, racional, el mas anticomunistas de la historia fue karl marx, cuando pudo comprobar, sus teorías en la practica.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

Anónimo dijo...

Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»