27 junio, 2006

Israel y Palestina. ¿hay esperanza?

El cabo israelí Guilad Shalit de 19 años se ha convertido sin querer en moneda de intercambio entre los terroristas palestinos y el Estado de Israel.
El secuestro de este soldado fue la razón por la cual Jerusalén decidió situar a buena parte de sus efectivos militares en la frontera de la franja de Gaza.
Finalmente Israel lanzó anoche un ataque aéreo en el centro de la Franja de Gaza y dejó a oscuras amplias zonas, al destruir un importante generador eléctrico, además de tres puentes. Poco después inició una ofensiva terrestre. El ataque a los puentes también afectó a las tuberías de agua que proveen al territorio lo que puede crear un problema humanitario en la zona. Uno más de entre los que sufre.

De momento la solución no parece sencilla porque el chantaje consiste en la liberación de presos Palestinos a cambio de la vida del secuestrado y ceder no es precisamente la opción que se baraja en el lado Israelí, y en este caso con todo el derecho.
El problema es que todos sabemos que una respuesta del ejército en el caso de que el cabo no regrese con vida adquirirá proporciones que serán dificiles de asumir.

Las últimas declaraciones lo dicen todo:

"Tienen que comprender una cosa, que nadie está inmune"
ministro de gabinete y ex general Benjamin Ben-Eliezer en la radio del Ejército israelí.

"el enemigo lamentará el momento en que entre a Gaza. El precio será muy grande".
Abu Ubaida, portavoz del brazo armado de Hamas

Y una voz para la esperanza:

"los palestinos son nuestros vecinos y lo serán de por vida. Mi deseo de paz es intenso, profundo y verdadero y no hay quien se repugne más que yo de ver derramamiento de sangre".
Amir Peretz

No hay comentarios: