19 junio, 2006

No se aclaran

A iniciativa del PP, el nuevo estatuto de autonomía de Aragón se garantiza una reserva de 6.550 hectómetros cúbicos del Ebro. Esto supone prácticamente todo su caudal. La toma en consideración del estatuto fue aprobada con los votos favorables del PP.

Contradicciones y más contradicciones. La reserva de caudal impide totalmente cualquier trasvase en el río Ebro. El 13 de abril de 2005 en la Generalitat Valenciana se aprobaba la reserva de 155 kilómetros del territorio para la ejecución del trasvase. Al día siguiente, el 14 de abril, el PP en Aragón plantea a través de una proposición la reserva antes mencionada. Conociendo ambas circunstancias incompatibles, en septiembre de 2005 se debatía en el Congres de los Diputados la reforma estatutaria valenciana, en la que se recoge el derecho de los valencianos a los sobrantes del Ebro.

Visto lo visto, existen dos posible explicaciones. La primera es que el trasvase sólo es un burdo truco para ganar votos en el País Valenciano. Esta teoría cuenta con el respaldo de que en 8 años de Gobierno popular (con mayoría absoluta) se habló mucho del trasvase pero no se llevó a cabo en todo ese tiempo. La segunda teoría sería que simplemente los populares son idiotas.

Yo, personalmente, me decanto por la primera teoría. No porque sí, hay una explicación. Durante el Gobierno popular con mayoría absoluta, el PP valenciano también tenía mayoría absoluta. En esa época se produjeron un par de manifestaciones a favor del trasvase (donde el gobierno puso dinero público para hacer paellas gigantes para promover la presencia ciudadana). Eran acciones absolutamente ilógicas. ¿Por qué te manifiestas a favor de que se lleve a cabo un trasvase, cuando dicho trasvase sólo depende de que tú lo apruebes en el Congreso? ¡Se manifestaban contra ellos mismos! Lógicamente el único objetivo de esas manifestaciones era ganar presencia en la prensa y apartar la atención de los ciudadanos de que nunca se iba a producir tal trasvase.

Por lo tanto, contando con las manifas ilógicas, las contradicciones entre el PP valenciano y el aragonés y el hecho de que en 8 años no impulsaran definitivamente el trasvase, la teoría de que el trasvase es una invención para ganar votos está casi confirmada.

Esto supone una prueba más de que el PP sólo actúa con vistas a intereses electorales, aprovechando todo lo que está en su mano para ganar un puñado de votos, viéndose confirmado que en realidad los intereses de los ciudadanos les importan más bien poco.

Saludos.

No hay comentarios: