13 noviembre, 2006

¿Diálogo o pistolas?, esa es la cuestión

Asomarse al panorama político nacional no le permite ni mucho menos a uno quedarse en el centro del debate, a no ser que se quiera correr el peligro de colarse por la grieta que separa a unos y a otros. Una separación cada vez más profunda cuando de asuntos de paz y terrorismo se trata. Las ultimas noticias que vienen del País Vasco no ayudan ni al gobierno en su intento de hacer desaparecer del mapa a la banda terrorista ETA ni a la oposición cuando trata de vender la negociación como cesión ilimitada de "lo nuestro" a los etarras, o el sometimiento de la política de Zapatero a la voluntad de los batasunos.
A pesar de los violentos sabemos que existe una amplia mayoría de vascos que confía en el proceso de paz, pero no sólo se trata de los vascos, se trata de todos los que no queremos ver una vez más la sangre derramada de inocentes. Se trata de que el odio no sea el protagonista del día a día y de que sea el diálogo el que impere sobre la fuerza. A quienes gritan que es imposible dialogar con pistoleros hay que recordarles que no hay pistolas presentes en la mesa de negociación, sólo voluntades enfrentadas.

No hay comentarios: