17 noviembre, 2006

ETA y la sensación de Paz

Cuando se habla del "conflicto" en el País Vasco y del proceso de paz aparece siempre la figura del gobierno de la Nación como gran beneficiado de una posible resolución pacífica, o el como el gran perdedor. ¿Pero cual es el papel de ETA entonces? y ¿en que medida es el pueblo vasco responsable de que los terroristas dejen de matar?.

Quizá una de las cosas que se estén consiguiendo, y que casi nadie valora, es "la sensación de paz", y con esto quiero decir que se ha instalado en gran parte de la ciudadanía el concepto de tregua irrevocable, de compromiso real de ambas partes para mirar hacia el futuro desde la esperanza de la paz. Y no nos valen ya ni el fracaso de las negociaciones ni la desidia por parte de quienes pueden y deben negociar, porque necesitamos que no haya más muertos por esta causa. Nadie quiere volver a oír hablar jamás de tiros en la nuca, ni de bombas lapa, y aunque lo cierto es que hace mucho tiempo que no se habla de esto, también es cierto que ese horror no debe olvidarse nunca.

Probablemente muchos no estarán de acuerdo conmigo pero hoy el tiempo es un viento que sopla a favor de los pacíficos.

Leía hoy en un magnífico artículo de Soledad Gallego en El País que si el proceso no sigue adelante, "quien tendrá que dar más explicaciones serán ETA y Batasuna. Serán ellos quienes hayan dejado abandonados a sus presos y serán ellos quienes hayan frustrado las expectativas de los vascos. Se equivocan si creen que ellos se pueden todavía adaptar a todas las circunstancias"

Sin duda los etarras se están jugando más de lo que muchos se imaginan, y estoy hablando de su credibilidad en el mismo pueblo que ellos reivindican como suyo. Son cada vez más los vascos que a día de hoy gritan basta ya. Sólo si ese grito se escucha también en las calles, el pueblo vasco y España entera habrá vencido a la barbarie.

5 comentarios:

El Tío Rubo dijo...

Así es, y si el proceso falla, la historia nos dará tiempo de ver con (aún más) calma quien cede, quien no cede y quien cedió en el pasado y ahora critica con falsas acusaciones al actual gobierno.

Anónimo dijo...

Esta tregua es demasiado diferente a todas las anteriores: durante todo el proceso el entorno de ETA y de Batasuna no ha conseguido ninguna de sus reivindicaciones... sin embargo, siguen llevando hacia adelante el proceso de paz (pese a que a simple vista no tienen nada que ganar).

ETA surgió en un momento histórico determinado, con unos objetivos que ahora mismo están totalmente obsoletos, y un apoyo social enorme. Durante las dos últimas décadas, han perdido progresivamente todo el apoyo social, y si nota que ahora, como bien dices jesús, no quieren perder el de sus propios miembros.

Salud.

Raúl Pleguezuelo dijo...

Estoy de acuerdo en que si ETA rompe las negociaciones y vuelve a las andadas, el pueblo vasco no se lo va a perdonar.
Yo confío en que abandonen las armas y reivindiquen lo que quieran por la via politica, no tienen otra salida.

Saludos Progresistas.

Anandryne dijo...

Oye raúl, ¿y el resto del pueblo, los que no somos vascos ni vivimos allí, qué? ¿Es que no hemos pagado ningún precio? ¿No tenemos nada que decir o perdonar, especialmente a quien no ha pedido perdón?

Lo que yo no entiendo es qué tiene que hablar el gobierno con un partido que no representa prácticamente a nadie en el país vasco, primero porque es ilegal; y segundo porque cuando no lo era, a ver cuántos votos tenía.

¿Quién ha legitimado a Batasuna para hablar en nombre de los vascos? Porque desde luego, los vascos no han sido.

Anónimo dijo...

¿Quién ha dicho que Batasuna esté hablando en nombre de los vascos? Batasuna, a día de hoy, sólo ha hablado en su propio nombre de sus aspiraciones... Si se hubiese querido hablarcon los Vascos, se habría convocado un referéndum, ¿no crees?