07 noviembre, 2006

A vueltas con la justicia

Vuelvo a encontrar en una de las Cartas al Director de El País una de esas anotaciones curiosas que dan que pensar. Esta vez, (o de nuevo), le toca a la justicia:

EL PAÍS, día 6 de noviembre, página 30, titular de la columna superior izquierda. "El Supremo deja impunes las faltas de asistencia de un juez durante meses".

Titular de la columna superior derecha: "Ingresa en prisión un guardia civil por faltar dos días al trabajo".

Está claro que la ley es igual para todos.

Y es que la vida nos da sorpresas, y la justicia ya ha dejado de sorprendernos:

Hoy, por ejemplo, el caso del ácido bórico gira de nuevo y ahora los imputados por Garzón que alteraron la fecha del famoso informe que relacionaba a ETA con el 11-m ya no son imputados según la jueza que lleva el caso y que nos dice que "las diligencias desarrolladas no ofrecen datos bastante determinantes para determinar si los peritos incurrieron en un delito de falsedad documental".

Pero por si el 11-m hubiera dado poco de si, resulta que el ABC publica esto:

"Uno de los aspectos más llamativos del escrito de acusación del 11-M presentado ayer por la Fiscalía es la inclusión de un nuevo informe de la Comisaría General de Información de la Policía que nunca llegó a conocer el juez instructor, Juan del Olmo, y que de nuevo descarta cualquier relación de ETA con la matanza de los trenes. Ese documento, encargado en su día por el entonces fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, tampoco fue conocido hasta hace un par de semanas por la fiscal del caso, Olga Sánchez, ni por el actual fiscal jefe, Javier Zaragoza."

En fin, ¡Que ciega está la justicia!.

No hay comentarios: