28 diciembre, 2006

Las carencias de La fundación Gregorio Ordoñez

Cualquier víctima de ETA debería tener una fundación, de hecho cualquier víctima del terrorismo venga de donde venga merecería perdurar en nuestro recuerdo eternamente para no olvidar las ridículas razones que llevaron a algunos a matar impunemente a personas inocentes. Supongo que la fundación Gregorio Ordoñez persigue ese fin, que no caiga en el olvido su persona ni el maldito final que que eligieron para el sus asesinos.
Estampo por tanto mi firma en el libro de los que no quieren olvidar hoy ni a Gregorio ni a sus ideas, pero no por ello dejan de asquearme los titulares con los que Libertad Digital trata de culpabilizarnos a todos.

Ante la falta de apoyo de los Gobiernos central y vasco –el cual subvenciona a las familias de etarras para que visiten a los terroristas encarcelados-, la Fundación Gregorio Ordóñez se ha visto obligada a emprender una campaña por un mensaje de móvil para financiarse


Yo me pregunto que tiene que ver el gobierno de turno con la fundación en cuestión y que tienen que ver las familias de los etarras en este entierro. También me pregunto si usar a las victimas como portada de los diarios anti-gobierno es ético cuando de lo que se trata es de no dejar caminar a la paz posible. También me pregunto si el hecho de que una asociación con el fin que sea tenga que buscar su mantenimiento entre sus socios o amigos es algo de lo que se pueda acusar a un gobierno.
Y es que no hace falta ir más allá en las cuestiones para darse cuenta de que cualquier excusa es buena para responsabilizarnos a todos los que creemos que otro camino es posible de las muertes que han causado los violentos. En el fondo no paramos de escuchar: "mirad lo que hace este gobierno que abandona a las victimas" tan culpables somos todos los que no creemos en la política de panfleto del PP como los mismos terroristas.
Pero no es así, a pesar de la imagen con la que nos venden. Cuando las victimas hacen política reciben respuestas políticas y eso no tendrán más remedio que asumirlo.
Si la fundación Gregorio Ordoñez pide subvenciones tendrá que hacer lo que el resto de asociaciones de este país: justificar gastos y presentar el impreso correspondiente allá donde haya que presentarlo, probablemente se encuentre con los mismos problemas que todos nos hemos encontrado cuando hemos solicitado ayudas, pero esa será otra batalla que no tiene nada que ver con el proceso de paz, ni con las familias de los terroristas.

No hay comentarios: