10 marzo, 2007

Realidades paralelas

Miren a su alrededor, verán que todo esta como la última vez, tal y como lo habían dejado.

Si echan la mirada un poco más atrás en el tiempo observarán que la realidad es que muy pocas cosas han cambiado, excepto las que inevitablemente se mueven con el andar de los años.

Puede que el mundo que nos rodea este peor para algunos y mejor para otros, pero sigue girando y ningún cambio ha sido tan determinante como para modificar sensiblemente nuestro modo de vida.

Quizá, a modo individual, deseáramos que en este tiempo la hipoteca hubiera dejado de agobiarnos o que nuestro trabajo estuviera mejor pagado, ¡eso sí hubiera sido relevante!. Puede que siendo menos egoístas en lo que a deseos se refiere hubiéramos preferido que la inmigración no fuese un problema, que la pobreza no fuera el muro que separa a dos mundos, o que la guerra existiera sólo en las películas del pasado. Desgraciadamente los últimos años no han cambiado nada de eso.

El caso es que si pudiéramos inventar la máquina que transforma la realidad seguro que lo haríamos para construir un mundo mejor.

... ¿O no?

Fíjense bien, hay quien sin tener la máquina, tiene la maquinaria; la fuerza suficiente para convencer a miles de personas de que el mundo en el que viven ha sufrido un cambio increíble y sin precedentes: No ha habido nada en la historia reciente que haya sido capaz de dar un vuelco tan impresionante a todo lo que conocemos.

Lo peor de todo es que este cambio no gusta a nadie.

Pero en eso consiste, en construir una realidad paralela en la que algunos encuentran una razón de ser, y en la que otros caen convencidos casi sin querer. Hablan, aunque no sepan porqué, de lo mal que lo esta haciendo este gobierno vendido y mentiroso, arengados por sus líderes políticos y mediáticos, sintiéndose a la vez héroes que luchan por el imperio de su verdad absoluta.

La huida hacia delante de los que han fabricado la maquinaria es imparable ya. Puede que haya que tapar ahora aquí, o que parchear algo allá sobre lo dicho ayer, pero no tendría sentido ceder ante la realidad ahora, cuando la victoria podría estar al llegar, y sobre todo cuando hay tantos subidos al carro de la mentira imaginada.

La simulación de algo que en realidad nunca existió. Así definía
Jean Baudrillard la hiperrealidad en la que habitan muchos de estos "convencidos".

3 comentarios:

maki dijo...

Que verdad Jesús , a mi no me gusta nada esto , la gente mal informada hace mucho daño en una sociedad

Hablan de libertad y me pregunto a qué libertad se refieren.... ni ellos la saben

salud ;)

Legionarius dijo...

A lo mejor es que sólo vale vuestros tipo de libertad.

Vaya pandilla de demócratas de boquilla estais hechos.

Ya lo dijo en su día Pablo Iglesias (padre de los socialistas:"El PSOE estará en la legalidad mientras esta le permita adquirir lo que necesita, y fuera de ella cuando no le permita alcanzar sus aspiraciones". Palabras que continuaron aplicando sus sucesores.

¿TODO UN EJEMPLO LIBERAL?

Eso es lo que está haciendo ZP en España, aunque le queda poco tiempo para continuar su destrucción.

Un saludo español

Kurtz dijo...

Me pregunto yo qué clase de libertad hay en el PP, donde si no sigues la línea de pensamiento único se te acorrala y se te acusa de ir contra los intereses del país.
Saludos.