10 abril, 2007

El mensaje de Jesús

Sería injusto regresar de estas Santas vacaciones sin hacer mención a Enrrique de Castro, el sacerdote. Parece increible pero lo cierto es que la iglesia parece seguir prefiriendo separarse del pueblo en su mensaje, alejarse de de la realidad subida en lujosos altares y rechazar la obra de quienes prefieren la mano del indigente o del drogadicto que la del obispo.

Pero mejor que yo lo cuenta en este caso Fernando Pamos de la Hoz (Letrado del Ilustre Colegio de Abogados.) en su carta publicada hoy en El País

Cuando en el año 1991 comencé a ejercer mi profesión de abogado, lo hice de la mano de Enrique de Castro, sacerdote y ser humano sin igual, con chicos y chicas que acogía en su casa, desarraigados, abandonados, pobres de solemnidad y con múltiples procedimientos penales pendientes. Puedo decir que de él aprendí lo que era el mensaje de Jesús de Nazaret.

Le había conocido el año anterior, cuando fallecía mi hermana, y él, con sus chicos/as ingresados, no dejaba en momento alguno el Hospital Carlos III de Madrid, acompañando en sus últimos momentos a las víctimas de la droga en una época en la que nada se sabía de la misma: la maldita heroína y las enfermedades asociadas a la misma, que diezmó a toda una generación. Me urge, por tanto, ponerle como ejemplo de lo que es la Justicia Social, con mayúscula obligada, a diferencia de lo que la caridad, de marquesas y mesas petitorias, supone.

Enrique de Castro pudo haber seguido el camino de otros curas, burgueses de barrio bien, que "respetan" la liturgia pero no ahondan en el verdadero sentido de la solidaridad; él tuvo claro, como Ignacio Ellacuría y tantos otros, que no se podía servir a la vez al dinero y a Dios, y que Jesús, de existir, se encontraba con los desheredados de la Tierra. Yo ya no creo en el más allá, pero si existiere, Enrique estará en el Reino de los Cielos, para escarnio de aquellos otros sepulcros blanqueados pero podridos por dentro.

2 comentarios:

maki dijo...

Mensajes que dicen y en pokos vemos el ejemplo

Asi es la igelsia como para creer , nunka entedere porque quieren esas catedrales para dar un mensaje de solidaridad de amor y ya no te digo de humildad , pokos saben y practican la justicia social doctrina en la que se basa precisamente el mensaje de Jesús en el segundo testamento ,peeeero

espero hays pasado unos buenos dias de descanso

salud ;)

Una mujer desesperada dijo...

es increíble que a gente como esta la cuestione la iglesia. me ha gustado, de la carta, esa mención a los sepulcros blanqueados. qué claridad.