20 mayo, 2007

Madrid, Madrid....

Madrid seguirá como está, eso es lo que parece después de leer las encuestas de hoy y de observar que en los debates triunfa más la experiencia de Gallardón a la hora de transformar una pregunta en ofensa, que la crítica razonada de Miguel Sebastián. La campaña de este último no ha terminado de calar, pero reconozcamos que no se enfrenta en igualdad de condiciones el candidato socialista, cuando quien tiene enfrente es todo un "Faraón" capaz de destrozar la capital y de reconstruirla a medias, aún a pesar de las arcas municipales, en tan corto plazo de tiempo.

¿Cuantos madrileños y madrileñas habrán increpado al alcalde cada mañana durante estos últimos cuatro años?. ¿Cuant@s han rabiado por culpa de los parquimetros?. Supongo que la respuesta es sencilla: casi todos han sufrido los desmanes de nuestro alcalde.

Pero la memoria es corta entre los que vivimos en la capital, acostumbrados a que el mundo gire rápidamente, estas cosas se olvidan porque en el fondo, después de todo, nada ha pasado. Seguimos atascados con obras o sin ellas y llegamos tarde mal y nunca a nuestro destino.

Gallardón sigue cayéndole bien a la mayoría y no son pocos los que ven en el al futuro del PP. Y a pesar de todo este hombre tiene más enemigos dentro de su partido que en la calle, y si no miren a Espe disimulando en periodo electoral.

La Aguirre ha aparcado ahora su ira entre bastidores, pero que mal le cae "ese centrista", ese amigo de los progres que se atreve a situarse a la izquierda de la derecha. ¿Por qué ella no es tan admirada si ha construido tropecientos hospitales..., vale, los está inaugurando a medio construir, pero todo llegará, aunque sea la gestión privada la que comience a negociar, ¿o debería decir curar?.

En fin Simancas, ya te lo puedes currar amigo, en tu mano lo dejo.