27 junio, 2007

El rédito político del dolor

Yo se que estas cosas se olvidan.

Cuando un militar muere paga el precio más alto que su profesión le impone, pero no por ello duele menos.
Las reacciones exaltadas cuando fallece uno de los tuyos son mucho más que comprensibles porque sólo la resignación es lo que le queda al que no muere, pero ve como se le va algo tan querido como un hijo, un padre, un marido...

Esa es la razón por la que hoy solo siento asco. Repudio a quienes utilizan ese dolor en su beneficio.

No habían pasado 24 horas del atentado que termino con la vida de seis de nuestros militares el el Libano cuando los voceros, algunos de ellos también llamados periodistas, vieron el jugo que se podía exprimir de esta situación y empezaron a hablar de inhibidores de frecuencia. Ni uno solo de estos sinvergüenzas se había informado previamente de que ninguno de los 23 contingentes destinados en la zona instala estos equipos, obviamente esa información no interesaba.

No tardo la clase política en hacerse eco y en publicitar el asunto en su beneficio, así, como si les interesara la buena salud de nuestros ejércitos a quienes fueron los últimos responsables de una desastrosa gestión cuando 62 militares estrellaron sus vidas a bordo de un Yak-42 en Trebisonda.
Paradójicamente ninguno de ellos fue condecorado, ni amarilla, ni roja: nada por su misión cumplida ni por dejarse la vida en un vuelo "de mierda".

Cuantas vueltas le habrán dado a las medallas otorgadas nuestros iracundos calientaescaños, y cuantas payasadas habrán dicho por su boca olvidando que los muertos ya no viven más. ¿Acaso alguien duda todavía que el color del distintivo sólo es parte de la guerra preelectoral?.

El PP ha demostrado como se puede vivir de la falacia en múltiples ocasiones en estos últimos tiempos, pero puede que esta sea la gota que colme el vaso, o puede que no, porque como dije al principio estas cosas se olvidan, solo queda el poso en el vaso de nuestro recuerdo y a la memoria sólo vendrá la mentira que más ruido haya hecho.

Esta es la verdad de quienes aspiran a gobernarnos:

...Y por seguir con el rosario de despropósitos, como sabéis, nuestros militares fallecidos parecen ser personas non gratas en la Comunidad de Madrid, donde se les ha negado reconocimiento institucional a diferencia de lo que ha sucedido en Valencia, Zaragoza y otras ciudades. Por sus gestos los conoceréis, y recordad bien, ahora que estamos asediados por los políticos atrincherados en campaña electoral, quienes trataron a nuestros 62 soldados como escoria, cuando, casualidades de la vida, Mariano Rajoy era Vicepresidente del Gobierno… ¿confianza?...

Fernando Ripolles Barros

Hermano del Comandante José Manuel Ripollés Barros. (Victima Yak-42)

Esperanza Aguirre homenajeará a los muertos en Líbano, al contrario que hizo con los del Yak 42

Relacionado:

Dos formas de actuar: el estilo Trillo y el estilo Alonso

2 comentarios:

Raúl dijo...

Es lamentable la oposición que está haciendo Rajoy, es una tras otra, pero como tu dices , a los pocos días se olvida o es que a la gente le da absolutamente lo mismo, están deshumanizados y solo lo guardamos en nuestra memoria los cuatro que analizamos el día a día, al resto les da lo mismo, como si se quieren tirar todos los políticos al manzanares.
Entre unos y otros hemos insensibilizado a la sociedad y esto le viene al PP de perlas, hay que buscar nuevas formas de llegar a la gente.

Una mujer desesperada dijo...

a mí me da mucha vergüencita todo esto. de verdad. y miedo.