23 octubre, 2007

manual del buen desinformador

Hoy que el "adoctrinamiento" es la palabra de moda usada contra el gobierno y que el cambio climático se pone en duda gracias al inocente primo de Rajoy, merece la pena replantearse cuales son las cosas por las que merece la pena pararse a pensar. Podríamos hablar de la adorada y a la vez vilipendiada figura de una víctima del terrorismo como Alcaraz o de las mentiras del 11-m.

¿Pero son estas noticias realmente importantes?, o mejor dicho, ¿son noticias?

Me lo pregunto porque a veces tengo la sensación de que todo esto que me cuentan tiene ese punto de desinformación necesario para convertir la "noticia" en "medio" para conseguir un fin.

Me explico con un ejemplo.

¿Recuerdan aquel famoso día en que El presidente dijo que Otegui estaba por la paz?, concretamente dijo esto: "Otegi ha hecho un discurso por la paz". Pues bien, estas palabras que no dicen mas de lo que se puede entender a primera vista en un contexto en el que se vislumbraba cierta esperanza de cambio en el entorno abertzale fueron rápidamente transformadas en: "Otegui es un hombre de paz". ¿quién fue el artífice de la tergiversación?.

El caso es que esas palabras modificadas al gusto de unos cuantos sirvieron para que muchas víctimas del terrorismo y multitud de desinformados redactaran pancartas acusatorias que han sido y son utilizadas como ariete contra Zapatero. La noticia dejo de serlo y comenzó a ser "medio"

(Lo curioso de todo esto es que en esa misma entrevista el Presidente se dirigió a las víctimas y afirmó que: "necesitamos tiempo e información. Hay que mirar alto pero con los pies bien anclados en el suelo". "Un proceso de paz puede contemplar medidas de reinserción, pero es muy prematuro hablar de ello".)

Este proceso de simplificación y transformación de la noticia para ser utilizada como medio es el que esta empezando a sufrir el "caso Alcaraz". La razón por la que el presidente de la AVT ha sido imputado se diluye. Las injurias al Gobierno y las mentiras pronunciadas en mil discursos no cuentan, lo que importa cada vez más es el otro titular: "Las víctimas respaldan a Alcaraz ante la vil traición de Zapatero". La realidad importa bastante menos que la posibilidad de atacar una vez más al ejecutivo desde este frente.

¿Y Educación para la ciudadanía?, la asignatura era solo un proyecto cuando ya la empezaron a inventar a su gusto los gremlins de la información y hoy ya el fin de desestabilizar a quienes la defendieron está casi logrado. Pocos quedamos entre lo que defendemos su valor frente a las mentiras que nos cuentan algunos titulares.

¿Adoctrinamiento?, ¿quién adoctrina a quién?. ¿Cuanta gente cayo bajo la doctrina de la conspiración en el 11-m y cuantas mentiras se dijeron para lograr ese fin?.

¿Cuantas víctimas han sido manipuladas por quienes dicen protegerlas y cuantas están sufriendo por ello?.

El manual del buen desinformador parece resumirse en una sola frase:

Simplifiquen el concepto y magnifiquen, háganlo sencillo para el común de los mortales y focalizen siempre sobre el objetivo: obtendrán frases como "Zapatero traidor".

Hagan esto y ganaran

No hay comentarios: