12 noviembre, 2007

¿Rey impuesto o Rey electo?

Después de la avalancha de elogios y de críticas con las que los españolitos hemos recibido la intervención del Rey en Chile el "por qué no te callas" de D. Juán Carlos se ha convertido en una referencia para quienes ven en Hugo Chávez la encarnación del mal, aunque mas que esa supuesta encarnación lo que se pueda ver en ese personaje es a un ser ridículo al que le pierde la prepotencia y la falta de educación.

Es curioso que en más de un foro el debate se haya centrado en la insinuación que hizo Chávez sobre la elección de nuestro Rey, ¿Rey impuesto o Rey electo?. Mientras el Presidente venezolano ha sido elegido democráticamente, D. Juán Carlos nos ha sido ¿impuesto? por un dictador.

Y yo me pregunto ahora si alguien por aquí tiene la sensación de que la monarquía constitucional en la que vivimos le ha sido impuesta..., porque yo al menos no veo a nadie que sobrelleve ninguna pesada carga por este asunto, y si les soy sincero creo que el debate sobre la legitimidad de nuestro monarca no nos lleva a ninguna parte.

No tengo nada en contra de quienes se sienten republicanos, (muchos amigos de este blog). De hecho admiro a aquellos que tienen tan claro que una república sería la solución a todos nuestros males, sin embargo admiro mucho más a aquellos que por encima de todo defienden la democracia y la libertad.

Bajo este sistema de libertades en el que vivimos el Rey ha sido legitimado y elegido en múltiples ocasiones por la mayoría de los españoles y sólo es necesario observar el apoyo que la monarquía ha recibido no sólo durante estos últimos días, sino durante todo el recorrido de la democracia en este país.

Documentos al hilo:

Hoy en las cartas al director en El País me ha llamado la atención la opinión de algunos venezolanos:

...Queremos que quede claro que Chávez no representa al pueblo venezolano (su primera llegada al Gobierno la logró con casi un 60% de abstención) y su permanencia en el poder se debe definitivamente a factores de manipulación en instituciones públicas como el Consejo Nacional Electoral (CNE). Todos sus insultos e improperios son característicos únicamente de personas con un alto resentimiento social y emocional.

En Venezuela llevamos casi nueve años con este tipo de insultos e improperios y sufriendo por el fuerte rechazo que este hombre manifiesta en contra de todo aquel que no comparta sus ideas, razón por la cual hoy en día un gran número de venezolanos residimos en España.

(texto completo en el enlace)

5 comentarios:

hasta los mismísimos dijo...

sea impuesto o electo, al menos tiene educación y no interrumpe a otros presidentes de gobierno cuando hablan salvo a algunos que no tienen modales.
Chavez era una esperanza para la izquierda en Venezuela y América Latina, ahora solo esperan que se vaya.

Felipeiglesias.cl dijo...

Chavez es un tarado. Creo que la reacción de Don Juan Carlos ha sido lejos la que representa a la gan mayoría de humanos en el mundo respecto de ese mono dictador.

Saludos, EL Cerdo

Desesperada dijo...

yo detesto a chávez, pero sobre todo detesto el movimiento de izquierda radical española que le apoya. aún así, el rey me parece que estuvo fuera de lugar. y que conste que no lo digo por ser republicana, je je je, es que creo que un exabrupto así no debe consentirse en una reunión de ese tipo.

El irredento pesimista dijo...

Tomar como referencia dos cartas al director publicadas en El País, un medio que junto con el resto del conglomerado de Prisa se ha manifestado en numerosas ocasiones contrario a Chavez y con numerosos intereses económicos en Venezuela, no me parece representativo de nada. Y respecto a la monarquía y su legimitación en España, si los españoles no tienen la sensación de que es un jefe de estado impuesto es porque durante la "transición tranquila" este país fue sometido a un proceso de lobotomización absoluta.

Carlos G. Shelly dijo...

Sobre Chávez no tengo nada que decir, aquellos que le odian visceralmente seguro que le criticarán mucho mejor de lo que yo lo haría.

Ahora bien, sobre el rey todos los españoles tenemos el derecho (algunos creemos que la obligación) de valorar sus conductas. En este sentido no se puede hacer otra cosa que reprobar al rey por su lamentable actitud. Lamentable porque la mala educación de unos no se debe frenar con una mala educación superior. Sobretodo cuando uno está obligado constitucionalmente a callarse la boca le cueste lo que le cueste. Me horroriza pensar la de dinero que no hemos gastado los españoles en clases de protocolo para que después sirvan para dar ese lamentable espectáculo. No hablo solo de la famosa frasecita de marras, que al final es la anécdota, sino de lo impresentable que resulta que un jefe de estado se marche de una reunión porque el presidente de un país expone de forma pública el expolio (real como la vida misma) que las empresas españolas realizan en Latinoamérica.

En lo que a la legitimidad del rey se refiere sólo una reflexión: La única monarquía de Europa que se mantiene tras haber sostenido a un régimen autoritario es la española, en el resto de países europeos donde existió una monarquía tutelada por un régimen autoritario o totalitario al terminar estos se hizo una consulta popular donde se pudo decidir entre monarquía o república.

P.D. les invito a visitar http://escanos.blogspot.com